APRENDE A DECIR “NO”

Luego de leer varias biografías e historias de vida de diferentes emprendedores que han alcanzado el éxito en lo que se propusieron, me di cuenta que todos tienen algo en común, y es que a pesar de saber que cuentan con un gran reconocimiento de los que los rodean, o de todo el mundo (los más conocidos), saben que no pueden cumplir con todas las solicitudes de los demás y es por ello que aprenden a utilizar la palabra NO.

 

Puede que te estés preguntando cuál es la importancia de este tema o cuál puede ser el beneficio de negarle una petición o solicitud a otra persona. Bueno para ello está este artículo, que pretende básicamente dejarte en claro que la negativa a hacer algo es una opción que no solo debemos tenerla presente en nuestro día a día, sino que debe ser lo más habitual de nuestra rutina.

 

Quiero que prestes atención a lo redactado aquí, y pienses si alguna vez aceptaste realizar algo que sinceramente para ti solo significaba una pérdida de tiempo. Si es así, espero que luego de leer lo que se describe a continuación, pienses dos veces antes de regalar tu tiempo.

 

CUANDO NO SABES HACÍA DÓNDE VAS, CUALQUIER CAMINO ES UNA BUENA OPCIÓN

Esto se aplica para cualquier ámbito de tu vida, pero como  esta página tiene como objetivo fomentar la cultura emprendedora, y que puedas desarrollar el SER emprendedor que llevas dentro, te diré básicamente que si no tienes idea de cuál es la  carrera que debes seguir o cuál es el proyecto a realizar, cualquier persona que te ofrezca algo más o menos significativo, terminará convenciéndote de cuál es la mejor opción. Y si así sucede, quizá no sea una pérdida de tiempo porque de todo se saca algo bueno siempre, pero habrás desperdiciado tiempo valioso que podrías haberlo invertido en lo que te apasiona.

SE TRATA DE LO QUE VALES

De esto no hay dudas,  si posees el sí fácil, todo el mundo te pedirá cosas sin preocuparse por si en verdad te interesa hacerlo, y de esta manera el valor y la importancia de lo que ofreces o haces va a caer.

Esto también está relacionado a la naturaleza humana de valorar sólo lo que cuesta conseguir, y es que puede sonar un poco cruel, pero los seres humanos no solemos dedicarle tiempo a lo que se nos da fácil.

Pero permíteme hacerte una recomendación, si sientes que los demás no te valoran, deja de culparlos, y comienza a valorarte a ti mismo dedicando tu tiempo a cuestiones que son de tu verdadero interés y que suman a tu propósito de vida.

NO HAY LUGAR PARA LA CULPA

La culpa siempre está  presente al momento de decidir sobre nuestro progreso, y obviamente se encuentra entre las principales razones por las cuales la mayoría de las personas se comprometen a realizar acciones que no quieren.

Pero uno de los beneficio de aprender a saber lo que deseamos y tener bien en claro nuestro objetivo es que sabemos las cosas o personas que se presentan como obstáculos.

Así es que nuestra mente debe estar siempre preparada y saber muy bien hacía donde queremos ir, ya que siempre nos encontraremos con personas que buscan generar un sentimiento de culpa en nosotros. En estos casos nuevamente el camino correcto está marcado por el respeto, y es de esta manera en la que debemos dejarle en claro a la otra persona que no podemos hacer lo que nos pide.

MENOS MIEDO AL RECHAZO Y MÁS CONFIANZA

La capacidad de poder negarnos ante un pedido o una solicitud de otra persona implica un rechazo. Y el rechazo es una sensación que no genera simpatía, por lo tanto, la persona que es rechazada normalmente no va a tener las mejores consideraciones hacía nosotros.

Ahora, pensándolo bien y quiero que te sumes a esta reflexión,  no conozco ninguna persona en la historia que haya trascendido y logrado agradar a todo el mundo. Siempre habrá una crítica, con razón o sin razón, siempre existirán personas que pretenderán que les des explicaciones sobre lo que haces de tu vida, siempre habrá personas que a tus espaldas o no, hablaran las peores cosas sobre tus actos, nadie está a salvo de eso.

Y es aquí donde la confianza surge como la herramienta más importante para poder hacer frente a las diferentes críticas que surgirán a partir de tu rechazo, y es que no solo se trata de generar confianza en los demás, sino de que tú mismo puedas tener la confianza y seguridad de tus actos.

No debemos olvidar que rechazar no significa faltar el respeto, o creernos superior a alguien, por ello al hacerlo debes dejarle en claro a la otra persona que no es nada personal y todo debe ser en el marco del respeto mutuo. Si después de esto te critica, recuerda que las críticas sin sentido hablan más del que las hace que de su destinatario.

 

 

El costo de hacer lo que no quieres es mucho más alto que el de una crítica sin sentido

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *