CLAVES PARA FORMARTE COMO EMPRENDEDOR

En muchas ocasiones he leído diferentes columnas de opinión y artículos sobre la formación de un emprendedor, y en muchos de estos se describe que  “ser emprendedor” es una cuestión de sangre, o de familia. Es decir, se entiende al emprendendor como  aquella persona formada en el contexto de una familia de emprendedores o empresarios. Y esto no es así, es decir por supuesto que alguien educado entre empresarios es más probable que conozca sobre el tema y decida emprender o continuar una empresa familiar, pero también están aquellos que sin haber sido formados en estas circunstancias han desarrollado una vida de emprendedor.

Pero el punto es que ser emprendedor, va más allá de tener un negocio propio, se trata del SER y el HACER, como persona. Y estás son cualidades, que se bien no se las desarrolla en la educación normal y habitual de los colegios y escuelas, cualquier ser humano tiene la capacidad de trabajarlas y educarse al respecto.

Para formarse como emprendedor es necesario cultivar varios factores internos, que son después de todo, los que determinan la clase de emprendedor que uno es:

 

CONOCIMIENTO SOBRE UNO MISMO, es una de las características fundamentales ya que un emprendedor es una persona que está en una búsqueda constante de sus objetivos, busca diariamente desarrollar y ampliar sus conocimientos en áreas que le sean de un verdadero interés. Es qué básicamente emprender puede implicar múltiples sacrificios, pero siempre será para un interés propio, por esa razón, la búsqueda del conocimiento sobre uno mismo y lo que uno desea, es algo que nunca acaba.

 

 

Partir del conocimiento que tenemos de cada uno resulta la base para comenzar a construir una personalidad emprendedora, por eso se debe respetar este punto.

 

 

 

CONSCIENCIA, sí ser conscientes de lo que nos pasa es otro punto a desarrollar para formarse como emprendedor, es que es necesario comprender y entender qué es lo que en definitiva nos hace más felices, y qué es lo que estamos capacitados para poder realizar. La respuesta a esta pregunta nos ahorrará mucho tiempo cuando llegue el momento en el que tengamos que tomar decisiones difíciles como por ejemplo descartar algún producto o servicio.

 

 

CURIOSIDAD, se trata de tener un interés real sobre todos los aspectos que nos pueden llegar hacer crecer como personas y como profesionales. Si no sientes una necesaria curiosidad sobre los temas que comprenden tu área de trabajo es muy probable que en poco tiempo estés fuera del mercado. Es así de simple, y real.

 

 

HUMILDAD, esta muchas veces es la que menos se tiene en cuenta a la hora de hablar de emprendedurismo, es que solemos meditar sobre los diferentes planes y proyectos que nos proponemos realizar, y nos olvidamos de lo necesario que es mantener los pies sobre la tierra. Ser humildes además, nos permitirá poder relacionarnos mejor con los demás, poder trabajar en equipo y por sobre todas las cosas aprender de todos.  

 

Siempre, en cualquier momento, en cualquier lugar y de quién sea se puede aprender una gran lección.

 

Si lo que quieres es emprender, debes ser consciente de que no solo se trata de planes de negocios, marketing y presupuestos, sino también de aprender a formante como tal. Y más allá de las descripciones aquí expuestas lo más importante es nunca dejar de buscar el desarrollo y el crecimiento personal, ya es esto lo que marcará el destino de nuestro emprendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *