SI TE SIENTES CÓMODO… PREOCÚPATE

Una de las razones fundamentales de progresar y poder desarrollarnos en la vida es poder logar cierta tranquilidad, en diferentes aspectos de la misma, pero principalmente en lo económico.
Por naturaleza siempre estamos buscando crecer de manera segura y sin que esto implique un gran desgaste de recursos. Es por ello que cuando deseamos realizar algo, sistemáticamente estamos analizando diferentes alternativas que nos conduzcan a concretarlo en el menor tiempo posible. Y esto no está mal, siempre es bueno (y más aún cuando se trata de emprender) buscar ser eficiente, pero a la hora de crecer y desarrollarnos de manera equilibrada es muy importante “salir a la cancha” y ensuciarnos un poco.
Existe una realidad que va más allá de las circunstancias que cada uno tiene o quiere soportar, y esa realidad es una sola, y es ahí cuando se marca la diferencia entre las personas que alcanzan sus objetivos  y sacan su mejor versión, y las que se conforman con lo poco que lograron en un mediocre resultado.  

 

 

 

HAY PERSONAS QUE PREFIEREN “ACOMODARSE” A LO QUE LES TOCA POR NO LUCHAR POR LO QUE MERECEN.

 

 

 

Estar cómodo no representa algo malo, naturalmente es un estado buscado pero lo que sí debemos tener cuidado es en dejarnos gobernar por ese estado de comodidad donde las cosas son simplemente fáciles.
¿Por qué?
Porque la facilidad provoca que de nuestra parte no exista algún esfuerzo mínimo que permita desarrollar capacidades que cotidianamente no nos esforzamos en realizar.
De igual manera, ya sabemos que no todo lo que deseamos se obtiene de manera fácil. Y es aquí cuando surge el problema, quedarnos con las pocas cosas que tenemos fáciles o afrontar el desafío de ir por lo que nos interesa y salir de esa zona de confort.

 

 

 

De niños nos enseñan a resguardarnos, evitar el peligro y no meternos en dramas. ¡Desaprende esto ya por favor!.

 

 

ES FUNDAMENTAL TENER UN PROPÓSITO
Es necesario tener un “norte” a donde dirigirnos, cuando decimos que debemos salir de esa zona cómoda. Este punto es de crucial importancia para poder determinar el éxito de nuestros objetivos. Trabajar por trabajar tiene sentido, ya que estaremos invirtiendo tiempo, esfuerzo y dedicación sin tener idea de lo que queremos hacer o ser.
Cualquier idea que tengas debe ser encarada desde un proyecto serio, y para que tenga esa característica, debes tener en cuenta las diferentes proyecciones de tus acciones, tanto a largo como a corto plazo.
Estar cómodos puede sonar tentador, de hecho la mayoría lo busca, pero el éxito no es algo que alcanza a la mayoría. Todos debemos ser conscientes que para poder lograr tener lo que merecemos, antes debemos hacer lo necesario para merecerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *